¿Le negarias un pan a un desconocido?

Es normal encontrar personas y niños en estos momentos pidiendo comida en todas partes de venezuela, yo a veces creo que hay personas que simplemente se acostumbraron a vivir pidiendo, pues he conocido varias personas que prefieren pedir que salir a trabajar.


Hoy saliendo de una panadería, un señor de aproximadamente 65 o 70 años se me acercó y me pidió amablemente un pan para acompañar un pequeño vaso de jugo, la verdad no lo dude dos veces y se lo di, el señor me agradeció mucho y me Dio la Bendición, yo me sentí feliz en ese momento saben, pues quiza ese señor no habia almorzado nada, quizá sintió pena y un poco de verguenza al pedirmelo pero no tenia otra opcion.


Pobres, Negro, Pobreza, Personas Sin Hogar, Sin Empleo


Yo mientras me alejaba lo onçbservaba, ese señor en realidad tenía hambre, se sentó en frente de la panadería a comerse su pan, quizá si hubiese cargado un poco mas de dinero le regaló un jugo, pero estaba corta de dinero y los panes que compre eran para mi hija, no había almorzado nada y tenía hambre además estaba en el médico realizandome unos chequeos.


Saben… Yo en algunos momentos de mi vida he sentido esa necesidad de pedir, pero nunca lo he hecho, las personas muchas veces andan amargadas y te responden mal, cosas como “compre su vaina”, “no son mios y estan completos”, “no, no puedo darle”, me ha tocado ver esos casos y por eso me limito muchisimo, asi me este muriendo de hambre en la calle, prefiero aguantar hasta llegar a mi casa o a la casa de alguien conocido, porque las personas a veces suelen ser crueles y humillantes.


Mujer, Antigua, Senior, Desesperación, Dolor, Mujeres


Uno de los casos que mas tristeza me dio fue cuando iba en una camioneta y una señora ya de avanzada edad le dice a una muchacha si le podía regalar un durazno, la muchacha tenía una bolsa en la mano llena de duraznos y le respondió “¡no señora, no puedo darle porque no son míos!” y ella se los iba comiendo, la señora solo respondió “ah ok hijita, muchas gracias”, y en el rostro de esa señora se notaba un cansancio, la verdad solo imagine a mi abuelita en ella, una abuelita cansada, con sed y hambre, a la cual se le negó un simple durazno, no se como las personas pueden ser tan duras de corazón, la verdada yo no puedo.


Pero si, a veces me ha tocado salir a la calle sin nada en el estómago por no tener que cocinar en la casa, y he sentido hambre, mucha hambre, y no he tenido nada en la cartera o en la tarjeta, y he sentido esa necesidad de pedir así sea un cambur, pero no lo hago, me daría  mucha rabia una mala respuesta, pero obviamente cada quien es libre de ser, responder y hacer lo que quiera, pues nadie esta obligado a nada.


Una breve reflexión…

  • Nunca le niegues un pan, o una fruta a un desconocido, quizá esa persona no te pide por gusto, sino porque realmente siente hambre y no tiene nada con que comprarse algo, creo que a nadie le gusta pedir, eso da pena, pero si alguien en algún momento te pìde algo que comer ¡no se lo niegues! esa puede ser la única comida del dia para esa persona, piensa siempre eso, y piensa que hoy es esa persona, pero que mañana puedes ser tu o algun familiar, seamos mas solidarios, seamos mas humanos.

Las bonitas acciones dicen mas que mil palabras…



Todas las imagenes utilizadas para este articulo son de uso libre comercial y se encuentran en la página de https://pixabay.com.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *